noviembre 17, 2011

No "intentes". HAZLO, O NO LO HAGAS.


"Un esfuerzo de segunda clase es un error de primera clase."
(William Arthur Ward, 1921–1994)





"A la posibilidad del 1% se le debe dar el 100% del esfuerzo."
(No recuerdo el autor)

El agua, a 100º, puede mover un tren de carga. A 99,9º es sólo agua caliente. 

Después de mucho leer y meditar sobre el tema, creo haber entendido que hay dos significados diferentes para la palabra "intento".

El primero es cuando queremos lograr algo, y decimos "Lo voy a intentar". En este caso nos dirigimos a un fracaso casi seguro. ¿Por qué? Porque nuestro subconsciente no recibe la orden de "lograrlo", sino de "intentarlo", y por ende eso es lo que hará: INTENTARLO. Una vez que ya lo haya  "intentado", considerará la orden cumplida. ¿Por qué "seguir intentando", si no es la orden que recibió? ¿Con qué objeto repetir la tarea que ya cumplió?

Y esto no es semántica, ni cháchara: Es la forma en que funciona nuestra mente. El subconsciente es el que tiene el verdadero poder en nosotros. El intelecto decide, pero el subconsciente ejecuta... o no ejecuta. El intelecto no tiene prácticamente ningún poder sobre el cuerpo.

Y luego tenemos el otro significado de "intento":  Cuando un "intento" es un paso de los varios que se requieren para lograr un objetivo que se ha decidido previamente.

Y esto es radicalmente diferente, y producirá un resultado diferente: Existe una DECISIÓN, y esa decisión es LOGRAR, no "intentar". Sin embargo, es posible que ese logro requiera de varios "intentos".

¿Se entiende la diferencia?

Cuando uno inicia una carrera universitaria, por ejemplo, no decide "intentar" graduarse: ¡Uno decide graduarse! Es posible que en el medio haya muchos "intentos fallidos" en pasar exámenes, pero la decisión no cambia: la decisión es graduarse, sin importar cuántos "intentos" se requieran. 

¿Por qué uno persiste en graduarse cuando una carrera le resulta especialmente difícil? Muy simple: Mira ejemplos a su alrededor (incluso inconscientemente) y concluye: "Si tantas personas pudieron, quiere decir que es posible, y por ende yo también puedo". Y punto.

Y lo mismo si uno quiere, por ejemplo, bajar de peso: No necesita tener "fe ciega", ni inventar nada, ni arriesgarse. Uno puede buscar un método que le haya servido a muchos, y de ese modo saber que, si ellos pudieron, él también puede. Pero una vez más, la posibilidad de éxito estará totalmente condicionada a la intención con que uno emprenda el cambio:
¿Ha decidido lograrlo, por muchos "intentos" que le lleve, o sólo ha decidido "intentarlo"? Suena parecido pero es totalmente diferente.

Y el ejemplo quizá más claro y contundente: Le llevó a Edison miles de "intentos" lograr la lámpara incandescente, pero él no estaba "intentando" inventarla: el había decidido lograrla, sin importar cuántos intentos hicieran falta.

Creo que si realmente entendemos esto, habremos recorrido la mitad del camino del éxito, en cualquier cosa que nos propongamos.

julio 16, 2011

¿Liberarse del DESEO?

La sabiduría antigua nos dice:
"Tú eres lo que es el profundo deseo que te impulsa.
Tal como es tu deseo es tu voluntad,
tal como es tu voluntad son tus actos,
tal como son tus actos es tu destino."

¿Cuándo y por qué surge en muchos de nosotros la idea de "RENUNCIAR AL DESEO"?
- Ante todo, hay que darse cuenta de que eso es simplemente OTRO DESEO MÁS, por ende, seguimos deseando, y encima ahora generamos un absurdo: el deseo de renunciar al deseo.

- Luego, creo que hay que desengañarse de que eso provenga de nuestro "nivel espiritual", o que nos acerque a él. Como vimos, es simplemente un deseo más.

- Finalmente hay que SINCERARSE CON UNO MISMO, y admitir que en realidad simplemente NOS HEMOS RENDIDO, frustrados, acobardados, cansados de perseguir nuestros deseos sin lograrlos... y por eso recurrimos a esa estratagema.

EL DESEO ES UN IMPULSO INTRÍNSECO A LA VIDA.
¿Qué otra cosa sino el deseo fue generando los infinitos modos en que se expresa la Creación?
¿Qué otra cosa sino el deseo nos llevó a encarnar en esta existencia material?
¿Qué otra cosa sino el deseo (sexual, en este caso) perpetúa la vida en la tierra?


Lo que ata y causa resistencia y sufrimiento es el APEGO, no el deseo. El apego si es algo de lo cual vale la pena aspirar a LIBERARSE. Es el APEGO lo que solamente existe en el EGO del hombre, y en ninguna otra parte de la Creación. El resto de las creaturas simplemente tiene deseos y va por ellos, sin apegarse. Crecen, se mueven hacia adelante, se reproducen, se expresan, mutan, evolucionan... siempre movidos por el deseo, pero sin apegarse, sin aferrarse, sin resistencia, sin sufrimiento.

El APEGO surge de olvidar nuestra verdadera naturaleza, y nuestro motivo de estar aqui. El DESEO, en cambio, es parte de ambas cosas.

Como decía Chopra en "El camino del Mago":
"Honra cada uno de tus deseos, porque algún día te llevarán hasta Dios."

"RENUNCIAR" a tus deseos porque NO HAS PODIDO LOGRARLOS es una actitud de IMPOTENCIA, y por ende está muy lejos -de hecho es lo opuesto- a una actitud "espiritual",  ya que el espíritu es ilimitado y todopoderoso. Pretender que esa "renuncia" (a lo que no se ha logrado) es un signo de "evolución espiritual" es lo que Ramtha llama "Hipocresía Piadosa".

Otra cosa muy diferente es IR DEJANDO ATRÁS tus deseos UNA VEZ EXPERIMENTADOS, sin apego, y entendiendo que esa "desilusión" que sientes al ver que eso que deseabas "no era tan extraordinario", que "no te llena" a pesar de haberlo logrado, que no te satisface, que no ha logrado que dejes de desear... Eso no significa que desear esté mal, equivocado. Lo que eso significa es que la vida es deseo constante. Que detrás de un deseo, un proyecto, un sueño, DEBEN VENIR OTROS, constantemente.

Esa sensación de "haber llegado a casa", de estar completos y satisfechos para siempre, de ya no desear nada más... eso JAMÁS SUCEDERÁ mientras estemos en esta existencia, simplemente porque NO PERTENECE a ella. Eso está más allá de la vida en el espacio-tiempo.

(Esta nota sigue estando en proceso. Gracias por tus comentarios)

julio 02, 2011

Ho'oponopono: Cómo conectar con tu Frecuencia Cero.



Meditación Ho'oponopono

mayo 13, 2011

Estás preguntándote quizá "¿CÓMO COMIENZO... A CAMBIAR MI VIDA"?

Pues... existen decenas, cientos, quizá miles de formas, y tú tendrás que buscar la que mejor se acomode a tu manera de ser, y a tus objetivos. Pero déjame decirte algo: Si lo que buscas es UN CAMBIO GENUINO, no simplemente "cosmético", el proceso no es fácil de comenzar, y mucho menos de sostener en el tiempo.

A menos que procures un soporte, una guía, un mentor, un sistema de apoyo      de algún tipo... tienes pocas chances. No porque carezcas del potencial, sino porque tus hábitos y todo tu entorno tienden a perpetuar el "status quo". 
El no-cambio.
Desde tu propio ego, que detesta los cambios, a tu familia, tus amigos, tus relaciones ocasionales, hasta la propia fuerza de gravedad... todo se suma en una fuerza contraria a tu intención de despegar.

Y esto no es ni "malo" ni "injusto" ni nada por el estilo. Es simplemente el modo en que el mundo funciona, y asi debemos crecer: contra la fuerza de gravedad.
(Si te sirve de consuelo, piensa que donde la gravedad es menor, como en una estacion espacial, los astronautas pierden masa ósea y muscular, y desarrollan todo tipo de problemas de salud. No estamos diseñados para un ambiente sin "dificultades", al contrario, éstas son las que nos hacen crecer. La misma tierra que nutre a la semilla es la que puede impedirle alcanzar la luz, a menos que esta se esfuerce lo suficiente.)

Ahora bien, lo primero que marca la diferencia, y que divide a las personas en dos grandes grupos, es CÓMO PERCIBIMOS LAS DIFICULTADES. Si vemos las dificultades propias de nuestro mundo como "obstáculos" que nos bloquean el camino, que nos "impiden" avanzar... probablemente elijamos quedarnos en nuestra pequeña "zona de confort", enfrentando -y por ende creciendo- lo menos posible.
Pero si elegimos ver a las "dificultades" como DESAFÍOS A SUPERAR, PARA CRECER, en vez de como obstáculos e impedimentos, entonces todo cambia.

¡SI CAMBIAMOS LA FORMA EN QUE PERCIBIMOS EL MUNDO, EL MUNDO CAMBIA! (Después de todo, eso es lo único que podemos cambiar del mundo: a nosotros mismos. Querer cambiar a los demás, o al mundo, sin cambiar nosotros, es inútil, perjudicial, y hasta peligroso).

El cambio de percepción puede conducir al CAMBIO DE PARADIGMA, éste al CAMBIO DE COMPORTAMIENTO, de actitud, de acciones, y éstos al CAMBIO DE RESULTADOS.

Yo me he pasado la mayor parte de mi vida tratando de cambiar. ¿De cambiar qué? TODO: Mi vida, el mundo, en fin, todo. Cada vez que pensaba que había encontrado "la fórmula" de lograrlo, y sostenerlo... me veía retroceder 2 de cada 3 pasos que había avanzado. Y esto se repitió toda mi vida. Llegué incluso a sentirme muy desanimado, a bajar los brazos, a comenzar a justificarme... como la fábula de "La zorra y las uvas"... llegué a pensar como la mayoría:

"Al fin y al cabo no estoy tan mal...", "Será que no es mi destino... no he nacido para eso...", "Si al final, para lograr vivir mucho mejor, hay que corromperse..."
¿Te suena familiar?
Adherí a ideologías que me justificaran... me refugié en la poesía de los perdedores... me sentí víctima inocente de un mundo injusto... un Quijote, un luchador sin esperanza... Todas ideas que tienen su belleza, no lo niego, y que comparten millones de personas; ideas que son "políticamente correctas"... pero que en el fondo son total e incontrastablemente FALSAS.

Mentiras que nacen de no entender la vida, y nuestro rol en ella. Mentiras que nacen de no aceptar nuestro verdadero potencial.

MENTIRAS.

(Y si no me crees a mi, toma el ejemplo de un grande, un luchador como pocos, quizá como nadie en toda nuestra era moderna: Nelson Mandela.)

Finalmente sucedió que, de la manera menos pensada, encontré una oportunidad, un modo, un camino, UN SISTEMA.
Y no obstante, al principio me negué a aceptarlo. Por mis prejuicios, por mi ideología, y vaya a saber qué otras razones, que en definitiva son todas máscaras del miedo, me resistí a adoptarlo... durante nueve meses (Un lapso muy significativo! Podría decirse que fue el tiempo que me llevó VOLVER A PARIRME A MI MISMO).

El día que finalmente accedí a ir a mi primer seminario me senté al fondo, de brazos cruzados, pensando en todo lo que me disgustaba de lo que estaba viendo. Como la zorra, trataba de no olvidar que "detestaba las uvas". Para cuando el seminario terminó, ya me había enamorado de esa oportunidad, y poco tiempo después ya me había "casado".

La "luna de miel" fue muy larga, y maravillosa. Una de las mejores etapas de mi vida.
Hoy estoy saliendo de un año difícil (¿para quién fue bueno el 2008, no?) pero sé que esto es simplemente parte del camino de crecimiento. Sé que habrá nuevas "lunas de miel", y también nuevos años de desafíos (*).

¿De qué estoy hablando? De un SISTEMA DE CRECIMIENTO. El único, de todos los caminos que he recorrido, que me ha brindado tanto, y por ende EL ÚNICO QUE PUEDO RECOMENDAR. Hay otros, sin duda, pero a mi o bien no me funcionaron, o no los conozco, por lo tanto no puedo recomendarlos.

¿Qué ha hecho este sistema por mí?
En un primer momento, me devolvió la energía y la vitalidad que había perdido hacía mucho tiempo, y tenía casi ninguna esperanza de recuperar.
Luego me devolvió el entusiasmo, la ilusión, la esperanza.
Me reunió con gente afin, con soñadores, con buscadores.
Me reencontró con mis utopías de juventud, mis vocaciones.
Resolvió el conflicto de toda mi vida, entre ayudar, servir, y procurar mi propio beneficio y crecimiento; mi conflicto entre crecimiento personal y material... porque en este sistema, el único modo de crecer es ayudando a otros con su propio crecimiento.
Me dio un sistema de desarrollo interior en el cual por primera vez me siento contenido, orientado... pero sin moldes ni dogmatismos. Un sistema con el cual voy reuniendo mis muchas experiencias dispersas y aparentemente inconexas y erráticas... y muchas cosas más que sería largo y tedioso de explicar.

Claro, es el testimonio de alguien que, una vez que probó, se sumergió de cuerpo entero en la experiencia. Quien sólo haya probado el agua con el dedo gordo del pie, o haya mirado desde afuera, o haya simplemente escuchado comentarios, y en base a eso haya juzgado... no podrá contar el mismo testimonio. ¡Cada uno elige qué tan genuinamente quiere vivir!

Si lo que tú buscas, entonces, para COMENZAR A CAMBIAR TU VIDA, son IDEAS, este blog está lleno de ellas, y en internet hay información como para ocupar muchas vidas. Pero si ya llevas suficiente tiempo buscando ideas, y lo que quieres es comenzar a implementarlas, sugiero que te permitas conocer el sistema que yo usé, y sigo usando, para CAMBIAR MI VIDA.

Con sinceridad y afecto

ADRIAN


(*) (Pululan ahora por allí nuevas oportunidades, más jóvenes y prometedoras... y se me acercan, y tratan de seducirme... pero cuando uno ha encontrado la oportunidad de su vida, la que le mostró la salida, la que le devolvió la esperanza y la sonrisa... cuando uno sabe que ha encontrado la mejor, sencillamente no se va por ahí, persiguiendo cantos de sirena. Algunas personas, que no entienden cómo funcionan las cosas, y no soportan que haya terminado su luna de miel, se sienten tentados a abandonarlo todo y comenzar un nuevo "noviazgo", pero yo no.)

mayo 09, 2011

Einstein y el Cambio de Paradigma

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta.
-¿Dios creó todo lo que existe?
Un estudiante contestó valiente:
-Sí, lo hizo.
-¿Dios creó todo?
-Sí señor, -respondió el joven.
El profesor contestó,
-Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo.

El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la existencia de Dios era un mito. Otro estudiante levantó su mano y dijo:
-¿Puedo hacer una pregunta, profesor?.
-Por supuesto, -respondió el profesor.
El joven se puso de pie y preguntó:
-¿Profesor, existe el frío?,
-¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?.
El muchacho respondió:
-De hecho, señor, el frío no existe.  Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. “Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”.

Y, ¿existe la oscuridad? -continuó el estudiante.
El profesor respondió:
-Por supuesto.
El estudiante contestó:
-Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Finalmente, el joven preguntó al profesor:
-Señor, ¿existe el mal?.
El profesor respondió:
-Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.
A lo que el estudiante respondió:
-El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de BIEN. Es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga al BIEN presente en sus corazones.  Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.

Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado.
El nombre del joven era Albert Einstein.


Siguiendo la misma línea de razonamiento, la ENFERMEDAD, la POBREZA, la IGNORANCIA, el DESEMPLEO, y tantos otros "males", tampoco son entidades que existan en si mismas, sino conceptos que expresan la falta parcial de su opuesto. 
Por lo tanto, la tan arraigada, e incluso ensalzada costumbre humana de "LUCHAR CONTRA" cualquiera de estas FALSAS ENTIDADES es ABSURDA. Es absurdo "luchar contra la ausencia" de algo. Se debe trabajar por la presencia lo que se quiere: Bien, Calor, Luz, Salud, Riqueza, Educación, Sabiduría, Empleo...

Ese es el gran CAMBIO DE PARADIGMA que tenemos que acometer cuanto antes.

abril 28, 2011

Piensa "Areté" - el Manifiesto.

¿Qué harías si no tuvieses miedo?
OK, entonces...
¿qué estás esperando?
Esto no es un ensayo. ¡Despierta!
Este es el trato: Lo que podemos ser, debemos ser. Punto. No hay otra manera de ver eso. Asi que apaga tu TV, deja tu trago en la mesa, suspende la medicación. Deja de atontarte: EL DOLOR NO SE IRÁ.
No hasta que "pienses ARETÉ"

¿Pensar ARETÉ? Si. Gandhi lo entendió, Einstein lo entendió, la Madre Teresa lo entendió. Tiger lo entiende, Gates lo entiende, Oprah lo entiende. Los griegos lo entendían.

Entiende esto: hombres como Socrates, Aristóteles y Platón dijeron que si quieres felicidad, más vale que vivas con "areté". Una palabra que literalmente significa "virtud" o "excelencia", pero que tiene un significado más profundo, algo como "constante esfuerzo por alcanzar tu máximo potencial".

ARETÉ. ¿No es hermoso? Fue uno de los ideales más elevados de la cultura griega. Debiera ser uno de los nuestros, pero trágicamente no lo es. Parecemos estar más interesados en curriculums, reconocimientos, y fondos de jubilación.

Y hablando de jubilación, ¿A QUIÉN SE LE OCURRIÓ ESA IDEA???: Matarnos trabajando toda la vida en algo que no nos apasiona, para juntar el dinero para pagar las facturas de nuestras enfermedades derivadas del stress, mientras nos lamentamos por lo que debimos haber hecho cuando aún éramos jóvenes.

Mmm... no me lo puedo imaginar. Parece tener algo más de sentido salir y atreverse a vivir ya mismo.

¿Por qué no "pensar ARETÉ"? Vivir según nuestro más elevado potencial, momento tras momento tras momento. ¿No estás de humor para eso? ¡Bien! Entonces, vive en el arrepentimiento, la ansiedad y la desilusión. Tu eliges.

Piensa en ello: ¿Cuándo nos sentimos más vivos? ¡Exacto! Cuando somos nosotros mismos, en nuestra forma más elevada.

¿Quieres felicidad? Piensa ARETÉ. Sueña, crece, estírate, rompe tu corbata, salta fuera del cubículo, sueña, piensa, atrévete a ser loco... ¿A qué esperas? Piensa ARETÉ.

¿Estás lo bastante loco para pensar que puedes cambiar el mundo? ¡Bien! Ahora sal y hazlo.

Vive, ama, sonríe, abraza, ríete, sueña, haz cosas, crea, diviértete, sé intenso, sé audaz, sé irrazonable, actúa impecablemente, respira, sé tu mismo, sé diferente, haz que te paguen por hacer lo que amas, baila en ropa interior camino de tu trabajo. ¿Por qué no?

Tira la corbata, sal del cubículo, deja el 9 a 5, tira a la basura tu curriculum, ignora a los críticos y a los cínicos, quema la escalera corporativa, ríete de los cielorrasos de vidrio, termina con tus quejas, abre tu mente, acaba con la pereza, supera el miedo, trasciende el condicionamiento.

¿Por qué no? Mueve el mundo, cambia el mundo, empuja a la raza humana hacia adelante. Lo llames como lo llames, sal y hazlo. ¿Cuándo? AHORA. No cuando tengas suficiente dinero, o hagas esto o aquello. Eso no tiene sentido.

No será fácil, pero sal y vive tu sueño. AHORA. Tú te lo mereces. Y si eso no te moviliza, el mundo se lo merece.

Piensa ARETÉ.

(Esta es mi traducción de "Think Areté, the manifesto", del filósofo Brian Johnson)

febrero 19, 2011

La psicología reconoce al fin que también "somos lo que comemos"

Hace mucho tiempo ya que las disciplinas que se ocupan de la nutrición y la salud física (médicos, nutricionistas) admiten que nuestro aspecto psicológico, emocional y anímico influyen en nuestra nutrición, en nuestras elecciones de alimentos, y hasta en la asimilación de lo que comemos y en la mismísima química celular, todo lo cual termina influyendo en nuestro peso, nuestra salud física, etc.

Faltaba que, desde la vereda de enfrente, las disciplinas que se ocupan de nuestras dimensiones sutiles (psicología, psiquiatría, y todas las derivaciones modernas) reconocieran el camino recíproco: que nuestra nutrición influye en nuestra psiquis, nuestras emociones  y nuestras actitudes.

En concreto: Lo que pensamos y sentimos influye en lo que comemos... Y VICEVERSA: Lo que comemos influye en cómo pensamos y sentimos (pero esto último sólo era sostenido hasta ahora por una minoría de "marginales").

Todos sabemos de médicos y nutricionistas que, ante un paciente con desórdenes alimentarios, no dudan en recomendar  una consulta a un psicólogo... pero ¿cuántos psicólogos conocemos que se abran a tan siquiera considerar que la nutrición de sus pacientes puede estar influyendo en sus problemas psicológicos y emocionales? Personalmente conozco una sola.

Cualquier médico hoy en día admite sin dudar la influencia que las emociones pueden tener en la presión arterial o el nivel de colesterol, pero ¿a cuántos profesionales de salud mental se les ocurriría relacionar cambios bruscos de humor con subidas y bajadas bruscas del nivel de azúcar en sangre debido a, por ejemplo, la ingesta frecuente de carbohidratos simples?

Esta nota, me parece a mi, habla de un maravilloso progreso hacia una visión más global del individuo, y hacia la integración de los "compartimientos estancos" en que siguen estando aisladas muchas disciplinas. La realidad, mal que le pese a algunos, es que nuestras dimensiones física y "no física" (mental, emocional, espiritual) se influyen recíprocamente. No es verdad que nuestra parte física está subordinada de forma total, verticalista y unilateral a nuestra parte "no física". Es un camino de DOS VÍAS, y no de una sola, como muchos siguen sosteniendo pese a la evidencia cada vez mayor en este sentido.

Podríamos tal vez decir que nuestra parte "no física" es "más importante" que la física, pero no que esta no tiene absolutamente ninguna influencia sobre aquella. En otras palabras: La influencia recíproca entre nuestras dos dimensiones no será "50 y 50", pero sin duda tampoco es "100 a 0".

Ahora bien, yo hubiera esperado que este reconocimiento viniera antes del lado de lo "alternativo" y lo "espiritual", ya que supuestamente están "a la vanguardia" y tienen una "mentalidad más abierta"... pero no fue asi. El reconocimiento vino del lado de la psicología tradicional, mientras del otro lado se siguen sosteniendo ideas como que uno puede desayunar hot dogs con papas fritas todos los días sin experimentar las consecuencias del exceso de grasa, sodio, etc... a condición de mirar al hot dog y decirle "te amo", o de "alinearse con la fuente" antes de llevarlo a la boca.

Cito textualmente fragmentos de esta excelente nota de la revista "Psicología Positiva":

"Buena parte del funcionamiento de los nervios de nuestro cuerpo y de las neuronas que dan vida a nuestro cerebro dependen de las grasas, proteinas y demás nutrientes que nos llevamos a la boca, según los nuevos estudios científicos. Las conductas, pensamientos y estados de ánimo no sólo se alimentan de nuestras experiencias personales, familiares y sociales, sino también de aquello que ingerimos, que influye en la bioquímica cerebral. Las últimas investigaciones sobre el nexo mente-estómago sugieren que comiendo mejor, nos sentimos mejor, además de ahorrarnos muchas visitas al médico." (y al psicólogo, agregaría yo)

"Para que nuestro sistema nervioso pueda dar órdenes esenciales a nuestro organismo, hacen falta neurotransmisores que conecten a las células entre si. Asi como los neurotransmisores influyen en nuestro ánimo y funciones mentales, es nuestra dieta la que determina los niveles de estos mensajeros químicos."

¿Es claro, verdad? Por las dudas lo diré más claro aún: LOS NEUROTRANSMISORES "TRANSPORTAN" PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS, PERO NO SON PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS: LOS NEUROTRANSMISORES SON "COSAS", TANGIBLES, Y SE FORMAN DE LA COMIDA.

Puede decirse más alto, pero no más claro.

En concreto, la gratificación que produce el helado, o el chocolate, NO ES PSICOLÓGICA, no es cosa de imaginación o sugestión: ES BIOQUÍMICA. Es real. (Claro que eso no nos salva de las calorías, pero ese es otro tema ;-).

La terapia, la meditación, el reiki, los cuencos tibetanos, etc., etc., etc... PUEDEN INFLUIR en cómo los nutrientes son movilizados y aprovechados por el organismo, pero NO PUEDEN FABRICAR MATERIA PRIMA.
Y recíprocamente, por supuesto: una alimentación perfecta por si sola no puede modificar una mala actitud mental o emocional, si la persona se empeña en sostenerlas... pero esto ya es sabido; es la otra visión la que aún es erróneamente defendida como "vaca sagrada".

Todo es un ida y vuelta, y aunque uno de esos aspectos sea principal y el otro secundario, uno surja primero y el otro después, eso no implica que la comunicación y la influencia sea unidireccional. Sabemos que el hombre creó el lenguaje y la cultura, pero también sabemos que el lenguaje y la cultura luego influyen (lo crean, de algún modo) al hombre. Del mismo modo, el hombre decide su alimentación, y luego su alimentación influye en sus decisiones.

Mis felicitaciones a la revista "Psicología Positiva" por esta nota que se atreve a cuestionar un enorme tabú (y uno muy "cool" y "políticamente correcto", encima) en aras de seguir acercándonos a la verdad.

diciembre 04, 2010

Los desafíos de Jim Rohn

* Revise su desempeño.
Tanto en su manera de comunicarse, en el trabajo o en cualquier otra actividad. Esto es lo que decía mi padre: "Siempre haga un poco más de aquello por lo que le pagan, para que sea una inversión en su futuro". Claro que hoy en día algunos sindicatos se opondrían a esto.
Revise su desempeño, su lenguaje con sus hijos. Pregúntese, "¿He sido demasiado duro, demasiado fuerte, demasiado terco? Debería haber aprendido a ser mas condescendiente y haber combinado más calidez junto con la imagen recta que tenía que mantener?" Yo creo que si, con la ayuda de Dios. Pida tener la palabra correcta para no arruinar todo por una mala comunicación.

* Enfrente sus miedos.
Sólo así los podrá vencer. No los menosprecie, enfréntelos. Diga, "Esto es lo que me da temor. Me pregunto que puedo hacer para cambiar esa situación".

* Ejercite su capacidad de cambiar de dirección. 

Usted no tiene que continuar haciendo lo mismo que los últimos seis años si no le ha estado reportando beneficios que usted buscaba. Mi mentor me ayudó a revisar los últimos seis años de modo que no repitiera los mismos errores en los siguientes seis. Tome un nuevo rumbo y siga adelante. Use su fuerza de voluntad para iniciar el proceso. Usted no tiene porque repetir lo el último año. Elimine los errores. Aplíquelo ahora para el próximo año. Observe como esto hace la diferencia.

* Reconozca sus errores.
Algunas veces será necesario que los admita ante los demás. Los padres debemos hacerlo. Nosotros le pedimos a nuestros hijos que lo hagan. Esta es una de las frases mas bonitas de nuestro idioma, "Lo siento". La razón de esto es que le permitirá empezar una nueva relación. Podría hacer que dos personas empiecen a caminar juntas en una dirección completamente nueva. Simple, pero no fácil. Si usted logra esto, el giro puede ser dramático. Los primeros años podrían requerir un gran esfuerzo. Este es el mas grande: Confiésese a si mismo sus propios errores. Usted no tiene porque contárselos a todo el vecindario. Pero no le hará daño sentarse y tener una conversación consigo mismo, diciendo, "Para que me engaño. Hasta aquí es hasta donde he llegado. Solo tengo unos centavos en mi bolsillo y nada de dinero en el banco". Esto es lo que me dije a mi mismo después de que una niña saliera de mi casa con las manos vacías (Jim Rohn se refiere a una historia que cuenta de cuando había tocado fondo en su vida y no tuvo ni un centavo para ayudar en una colecta de los Boy Scouts). Yo tuve una conversación conmigo mismo y me dije, "No quiero que me vuelva a pasar esto nunca más".

* Refine sus metas. 
Inicie el proceso. Fíjese metas más ambiciosas. Trate de alcanzar un propósito mas elevado. Busque algo que esté mas allá de lo que usted considere que puede lograr.

* Crea en si mismo.
Usted tendrá que creer en Dios y en la sociedad. Usted tendrá que creer en las posibilidades. Usted tendrá que creer en la economía. Usted tendrá que creer en que mañana puede ser mejor que hoy. Esta es la mas importante: Crea en usted mismo. No hay ninguna habilidad que no pueda aprender; no hay ninguna disciplina que no pueda intentar; no hay ningún estudio que no pueda comenzar; no hay ningún libro que no pueda leer.

* Pida tener buen criterio. 

Esta es la mejor herramienta de comunicación. Pida tener el criterio que le permita generar respuestas. Pida tener el criterio que le permita generar fe en que las cosas son posibles de lograr. Pida tener el criterio para lidiar con los retos del día a día, para lidiar con los retos que le ponga su propia familia. No pida que su tarea sea mas fácil; pida que usted sea mas hábil.

* Cuide su tiempo. 

Algunas veces nos engañamos. Bill Bailey dice que la persona promedio dice, "Tengo todavía veinte años por delate". No, Bill dice que usted lo que tiene es veinte intentos mas. Si usted va de pesca solo una vez al año, usted solo tiene veinte oportunidades mas para pescar, no veinte años. Eso lo engañaría a usted.

* Invierta en sus utilidades. 
Esta es una de las filosofías que el Sr. Shoaff me enseñó. Las utilidades son mejores que los salarios. Los salarios le permitirán vivir, las utilidades le darán una fortuna. ¿Podemos empezar a generar utilidades mientras trabajamos por un salario? La respuesta es si.

* Proteja a su familia.
Estos son tiempos difíciles. Tiempos problemáticos. Proteja a su familia lo mejor que pueda de los peligros ocultos, el demonio está al acecho.

* Viva con intensidad. 
Usted podría mejorar en uno o dos puntos. Ponga más de usted en todo lo que haga. Sea un poco más fuerte, sea un poco más sabio. Apresúrese en dar su vital contribución. Ponga todo lo que tiene en cada cosa que haga y luego pida aún más vitalidad, más fuerza y más vigor, más corazón y más alma.

* Encuentre su lugar. 
En su trabajo busque el mejor puesto en el que pueda colaborar efectivamente y seguramente le pedirán ocupar un mejor puesto. Si usted ya está haciendo bien su trabajo, haga su mejor esfuerzo. Una frase de la Biblia dice "Si usted se esfuerza en lo que da, siempre habrá un sitio para usted."

* Exíjase integridad a usted mismo. 
La integridad es como la lealtad. Usted no se la puede pedir a los demás; usted solo se la puede exigir a usted mismo. Sea el mejor ejemplo de lealtad y usted conseguirá algunos seguidores leales. Sea el mejor ejemplo de integridad y usted tendrá a su alrededor gente con integridad. Lidere el camino.

* De la Bienvenida a las Disciplinas. 
No podría darles un mejor consejo que este debido a que las disciplinas construyen la realidad. Las disciplinas construyen ciudades. Una activad bien disciplinada crea abundancia, crea diferenciación, productividad.

* Luche por lo que considere correcto. 

Todos participamos en la misma batalla. Está escrito que "Hubo una gran Guerra en el cielo". Mas recientemente alguien escribió, "Peleé una gran batalla". Es extraordinario poder decir: yo luché por mis hijos, por lo que era correcto, por la buena salud, por proteger a mi empresa, por una buena profesión que me permita darle todo a mi familia. Yo luché una buena batalla. Es bueno luchar contra el delito. Lo opuesto está en conflicto y usted está en medio. Si usted desea algo de valor tendrá que luchar por ello. Este mismo escrito dijo, "Peleé una gran batalla y mantuve la fe". Vean, éste es el trato: Mantengan la fe en su familia. Luche contra sus enemigos y mantenga la fe. Luche contra la enfermedad y mantenga la fe. Luche contra el mal y mantenga la fe. No podría darles un mejor consejo que éste.

Exitos, Jim Rohn